Correr con cabeza. Ahorrar energía y mejorar el rendimiento

Conoce tu motor interno

¡Hola, corredores! Si lleváis poco tiempo en el mundo del running, es posible que os preguntéis cómo podéis correr más rápido, más lejos y con menos fatiga. La clave está en entender y optimizar los sistemas de energía de vuestro cuerpo. Hoy os voy a explicar de forma sencilla cómo funciona vuestro “motor interno” y cómo podéis entrenar de manera inteligente para sacarle el máximo partido, ahorrar energía y mejorar tu rendimiento

Para Merche, no son excusa los años para mantenerse en forma

Conoce tus sistemas de energía.

Sistema de fosfágenos. Este es como el botón de turbo en los videojuegos. Lo usáis cuando necesitáis una energía muy rápida, como en un esprint. Es poderoso pero se gasta en segundos, así que lo guardamos para esos momentos clave.

Sistema glucolítico. Este sería como una batería de móvil que se gasta más lentamente. Os permite correr a un buen ritmo durante un tiempo más prolongado, pero no tanto como para una maratón. Es perfecto para carreras cortas donde aún vais rápido, pero no tanto como un esprint.

Sistema oxidativo. Este es vuestro sistema de ahorro de energía, el que usáis para actividades más largas y tranquilas, como un paseo largo o cuando estáis corriendo una distancia larga. Usa el oxígeno y os permite seguir adelante durante mucho tiempo.

Entrena todos tus sistemas para ahorrar energia y mejorar tu rendimiento

No solo corráis siempre al mismo ritmo, ya que de esta forma entrarás en una rutina de entrenamientos que te haran aburrirte y estar cada vez menos motivado. Mezclad vuestros entrenamientos, dando distintos estimulos a tu cuerpo. Estos pueden ser unos buenos ejemplos que puedes llevar a la practica.

Sprints cortos: Para darle caña al sistema de fosfágenos.

Intervalos (cambios de ritmo): Para trabajar ese sistema glucolítico.

Rodajes largos a ritmo suave: Para mejorar la eficiencia del sistema oxidativo.

Escucha a tu cuerpo

El descanso es tan importante como el entrenamiento. Aseguraos de darle a vuestro cuerpo la caña necesaria, pero tambien darle el tiempo para recuperarse y así evitar lesiones.

Conclusión

Entender cómo funciona vuestro cuerpo os ayudará a entrenar mejor y disfrutar más de la carrera. Recordad, variar vuestros entrenamientos no solo os hará más completos como corredores, sino que también os ayudará a disfrutar más de cada zancada.

Ahora que sabéis más sobre cómo vuestro cuerpo produce la energía para correr, ¿por qué no ponéis a prueba estos nuevos conocimientos? Intentad agregar un poco de variedad a vuestros entrenamientos esta semana y observad cómo os sentís. ¡Nos encantaría escuchar vuestras experiencias y progresos! Compartid en los comentarios cómo os va y si tenéis alguna pregunta, ¡no dudéis en preguntar! ¡Felices kilómetros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable>>> Félix Cristóbal Ramírez.
Finalidad>>> Gestionar el comentario que dejes aquí después de leer el post.
Legitimación>>> Consentimiento del usuario.
Destinatario>> Los datos que me vas a facilitar a través de este formulario de contacto, van a ser almacenados en los servidores de webempresa, mi proveedor de email y hosting, que también cumple con la ley RGPD. Ver política de privacidad de Webempresa.> https://www.webempresa.com/avisolegal.htm
Derechos>>> Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos personales escribiéndome a felix@propositosaludable.com

Scroll al inicio